h1

La Virgen María nos reúne

12 octubre, 2010

Una tarde para el Recuerdo

El jueves 7 de octubre en los actos celebratorios de Nuestra Sra. Del Rosario, sentí  que una nueva esperanza golpeaba a mi corazón inmensamente emocionado.

Una multitud de fieles llenaba la plaza recostada sobre las barrancas del  histórico río Paraná, que  lucía sus aguas  plateadas por el sol de la tarde.
Sereno y calmo se unía junto al paisaje ribereño, al gran festejo Mariano.

Todos buscando a María, la Reina del cielo, la que místicamente viene en auxilio de los hijos que la invocan, le dan glorias y alabanzas por ser la Madre de Dios
Confiados de encontrar a su lado, el camino más rápido para llegar a su Divino Hijo.

Ahí estaba la Cruz y ahí estaba  la imagen radiante de María, acompañándonos en la Santa Misa, presidida  por
el arzobispo de Rosario, quién nos trasmitió en la  homilía, el hacer cristiano del servidor responsable, comprometido  con el mensaje de Jesús.

Acompañado  por obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, autoridades municipales, provinciales, niños de la calle, estudiantes, profesionales; jóvenes, adultos  y ancianos; sanos y enfermos,…nadie faltó a la
cita  con María, todos
los estratos sociales y religiosos estaban representados para honrar a la
Virgen Fundadora de Rosario.

Si esto  no es Iglesia ¿Qué es ser Iglesia?
Además  hubieron presencias que me hicieron exclamar: ¡No todo está perdido, hay  un nuevo renacer en la Fe!. Fueron los jóvenes, los que en presencia masiva, insuflaron renovadas esperanzas y sana alegría.

Vestidos  con remeras blancas, indicando que su única filiación era “ser de Cristo”, hicieron su Consagración a la Virgen del Rosario, mientras el aire se inundaba de palomas blancas y humo color amarillo, signo de la  presencia real y permanente de
la Iglesia en el mundo.

La  fotografía  que encabeza la entrada,muestra a Matías, mi nieto, portando la Bandera Papal, del Colegio
“Nuestra Señora de la Asunción” y elegido por la gracia de Dios, a recibir en representación de los abanderados,  la Bendición de la Virgen del Rosario.
¡Toda la familia Feliz!

Una tarde llena de flores a María, impregnó los corazones  de perfume celestial, de paz, de gozo, de alegría, de fortaleza  y de mucho  amor. Amor, que les comparto,
como signo de  cercanía espiritual

.                       Con todo cariño:♥.·:*María Luisa ¨*:

6 comentarios

  1. Extraordinaria descripción de ese fervor popular. Se nota la especial devoción hacia la Virgen.
    Un abrazo
    Pablo.


  2. Felicidades. Por tu descripción se nota lo emocionante del momento. Hago mía tu vibrante afirmación: si esto no es Iglesia, qué es ser Iglesia? Un abrazo.


  3. ¡Qué bonito! Cuantas gracias a Dios por ese nieto.
    Un abrazo


  4. Comparto este sentimiento de esperanza y de amor a nuestra Madre celestial, pude vivenciarlo y con mucho orgullo por ver a mi hijo junto a todos los jóvenes recibiendo la bendición de María.


  5. ¡Tu escrito es un desborde de emociones!… Fue muy lindo leerte amiga, besitos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: