h1

Luz para nuestros ojos

2 abril, 2011

LUZ DEL MUNDO
En su Evangelio Juan nos narra la curación de un ciego de nacimiento. Ese ciego es cada uno de nosotros. La Luz de Cristo pondrá al descubierto la realidad oscura de nuestras vidas, Para convertirlas en realidad luminosa.
Jesús deja bien claro que la ceguera de ese pobre hombre no es un castigo ni fruto de un pecado personal de él, o de sus padres. Es simplemente consecuencia de la fragilidad humana, de nuestra condición de mortales, efecto del pecado heredado como un peso a redimir. En la curación del ciego, Jesús se define , diciendo a los presentes:_Mientras estoy en el mundo, yo soy la luz del mundo. ¿Qué quiere el pobre ciego? ¡Ver! Por eso el Señor está dispuesto a darle su luz y pone manos a la obra y como nos cuenta el evangelista, el que era ciego dejó de serlo. Lo era antes de conocer
a Cristo.
¿QUE OPINA EL RESTO?

Como de costumbre murmuran, les es imposible aceptar la bondad y el poder de Dios.¡Ellos sí que están ciegos! Mientras eso ocurre con los que se creían justos, el hombre del milagro, al que consideraban pecador, proclama a Jesús y grita a los cuatro vientos su curación. Por ello es insultado por los fariseos y expulsado del lugar. Es aquí cuando Cristo entra en acción y le pregunta: ¿Crees tú en el Mesías que debía venir? El ciego le contesta ¿Quién es, Señor, para que crea en él? Lo estás viendo, es el que te habla, le dice Jesús.
Se postró ante Él, en actitud de de reconocimiento y adoración. Abrió su inteligencia, su corazón, su afecto, sus labios y dijo: ¡Creo Señor!

El pecado de los fariseos no era tanto estar ciegos, sino el creer y decir que no lo estaban .Jesús puede curar cualquier ceguera, pero no puede penetrar en los corazones de los soberbios, cerrados y endurecidos, incapaces de recibir luz.


No se han acabado ni los fariseos, ni los ciegos de mente y de corazón..Pero bastaría con decirle a Jesús: ¡Quiero ver! Para acceder a la luz, capaz de convertir en luz radiante todas nuestras cegueras. Pero antes, será necesario preguntarnos cuáles son nuestras “cegueras” y una vez reconocidas, depositarlas humildemente al pie de la Cruz
de Jesús para que sean redimidas. Hoy el Señor nos invita a ser Hijos de Luz y espera nuestra respuesta.

Easy Free Borders from TagBot Borders

9 comentarios

  1. “El pecado de los fariseos no era tanto estar ciegos, sino el creer y decir que no lo estaban .Jesús puede curar cualquier ceguera, pero no puede penetrar en los corazones de los soberbios, cerrados y endurecidos, incapaces de recibir luz”.
    Gracias Maria Luisa. Un abrazo


  2. La sociedad en que vivimos está llena de tinieblas a causa de múltiples realidades, como el relativismo moral reinante, el libertinaje que se ve a simple vista, la pérdida del sentido de lo sobrenatural y del pecado o el modo corrupto de vivir de quienes, debiendo ser faro que orientara hacia valores humanos y transcendentes, son focos apagados y llenos de podredumbre.

    En medio de la oscuridad de la noche por la que está pasando nuestro mundo actual, el cristiano que pretende ser fiel a su fe y a sus compromisos bautismales, debe ser farola bien encendida que rompa, en parte, la oscuridad de esa noche, y que ilumine a otros para que no tropiecen o caigan, y para que puedan llegar a la meta de la honradez, la honestidad, el buen hacer y el servicio a Dios y al hermano.

    El amor filial a la Virgen, estrella luminosa de la mañana, hará que la luz de nuestra vida sea intensa e ilumine hacia Dios a quienes nos rodean.

    ¡¡ Dichosos los que se dejan iluminar por Cristo !!
    Betsi.


  3. bendito sea la luz que nos elumina, bendiciones amiga y muchos besos


  4. Este dar luz y volver la vista al ciego es para mí una parábola donde Jesús al darle vista al ciego nos indica que sólo Él puede conducirnos por el camino del bien, la luz son sus enseñanzas divinas y las actitudes que debemos asumir como cristianos. No sólo de pan vive el hombre, debemos intentar mantenernos en el camino angosto que conduce al amor de Dios, pero para eso, tenemos que ser auténticos y comulgar con la fe, los valores morales y las enseñanzas de Cristo. Un abrazo.


  5. Señor, quiero ver. Quiero ver la Luz que ilumina toda tiniebla, la Luz que nos llena en plenitud.
    Feliz día del Señor
    Maribel


  6. Yo quisiera siempre tener esa luz presente.
    Feliz semana
    Ana


  7. Cuantos pasaran por aquí y nos leerán a todos nosotros, y no verán…,y se irán… sin comprender que ellos, están ciegos…,puede que alguno se diga así mismo, me quedare a ver si el Señor, pasa y tiene misericordia de mi, y me da Su Luz.
    Puede estar seguro que pasara pero tiene que ser paciente,sincero,y estar permanente-mente firme en que un día el Señor se detendrá en él.
    Un abrazo Maria Luisa


  8. Para curarse,primero hay que tener conciencia de enfermedad,los soberbios están tan sobrados de si mismos que no tienen conciencia de enfermedad.
    Dios ama a los humildes y los llena de bienes pero a los ricos los despide vacios.
    Bendiciones


  9. ¡Señor, danos tu luz!
    La Palabra de Dios es la que nos puede guiar de forma segura, El dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” Es la luz verdadera que nos guiará al buen camino.
    Un abrazo y muchas bendiciones.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: